CURACIÓN DE HERIDAS SIN CICATRIZ - FERIA DE LA CIENCIA Y TECNOLOGIA

Vaya al Contenido
INVESTIGADORES DE LA UNIVERSIDAD DE TORONTO DESCUBREN MECANISMO DE CURACIÓN DE HERIDAS SIN CICATRICES
Los puntos de sutura ayudan a curar los cortes profundos, pero pueden dejar una cicatriz. Ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Toronto puede ayudar a los científicos y profesionales médicos a avanzar hacia la reparación de heridas sin cicatrices.
Rodrigo  Fernández-González y la estudiante de doctorado Teresa Zulueta-Coarasa  condujeron un estudio que arrojó nueva luz sobre cómo las heridas se  reparan sin cicatrices en los embriones de la mosca de la fruta. Su trabajo podría avanzar en la forma en que tratamos las heridas en humanos (foto de Luke Ng)
El artículo, publicado en Nature Physics, describe el proceso mediante el cual dos proteínas generan fuerzas físicas para impulsar la reparación a nivel celular en embriones de moscas de la fruta, y cómo resultan en la cicatrización de heridas que no deja cicatrices.

"Las moscas de la fruta se parecen más a nosotros, de alguna manera, de lo que la gente piensa", dijo Rodrigo Fernández-González, profesor asociado  del Instituto de Biomateriales e Ingeniería Biomédica de la Universidad de Wisconsin (IBBME), la Cátedra de Investigación de Canadá en Biología Celular Cuantitativa y Morfogénesis y el investigador supervisor detrás de este estudio.

"Hay muchos genes humanos que tienen una contraparte en estos insectos que podemos estudiar. Esto es sorprendente porque, en los embriones de la mosca de la fruta, podemos observar cómo las células se comportan en tiempo real dentro de  un organismo vivo, lo cual no es algo que podamos hacer, ni éticamente ni en la práctica, en los humanos ".



El equipo de investigación analizó dos proteínas que se encuentran en los embriones de la mosca de la fruta y cómo ayudaron a las células alrededor de las heridas a conducir una curación eficiente (foto de Luke Ng)
En  su estudio, el equipo analizó dos proteínas que se encuentran en los  embriones de Drosophila melanogaster (mosca de la fruta) que se acumulan  en los márgenes de la herida. Utilizando una combinación de técnicas de microscopía cuantitativa y  experimental y modelado matemático, pudieron observar y registrar cómo  dos proteínas (actina y miosina) se distribuyen de forma no uniforme  para inducir fuerzas contráctiles en los bordes de la herida.
También pudieron ver cómo la distribución no uniforme de estas proteínas  generaba y transmitía señales mecánicas que ayudaban a las células que  rodean la herida a comunicarse entre sí y coordinar sus movimientos para  lograr una curación eficiente.
"Este  estudio ha cambiado nuestra comprensión de la curación de heridas  embrionarias, demostrando que la red de proteínas de actomiosina  alrededor de la herida no está distribuida uniformemente sino que es una  estructura dinámica", dijo Teresa Zulueta-Coarasa, estudiante de  doctorado en el grupo de Fernández González y el primer autor de este estudio. "Nuestro trabajo puede arrojar luz sobre por qué la aplicación de  ciertos patrones de fuerzas físicas a las heridas facilita la curación".
Sus resultados también podrían mejorar los esfuerzos para reducir ciertas apariciones de insuficiencia cardíaca. En los casos en que una persona sufre un ataque al corazón, el tejido  cicatricial resultante del proceso de reparación natural puede endurecer  y reducir la capacidad del corazón para bombear sangre.
"Nuestra  comprensión de cómo las heridas pueden repararse sin dejar cicatrices  en los embriones de la mosca de la fruta podría conducir al desarrollo  de intervenciones que eviten las cicatrices y las posibilidades  subsiguientes de insuficiencia cardíaca", dijo Fernández-González, quien  también es investigador principal en el programa de biología e  ingeniería traslacional de la Universidad de Toronto.

Luke Ng
Departamento de Comunicaciones
Universidad de Toronto
uoftnews@utoronto.ca
La investigación fue apoyada por el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá, la Fundación Canadiense para la Innovación, el Ministerio de Desarrollo Económico e Innovación de Ontario, el Programa de Semillas TBEP del Centro Ted Rogers para Investigación Cardíaca y el Fondo de Excelencia en Investigación de Canadá Primero - Universidad de Toronto Medicine by Design.
Te puede interesar
Conviviendo con la Inteligencia Artificial
¿Podríamos garantizar una coexistencia segura con máquinas que son mucho más inteligentes que nosotros?
Necesitamos una mejor vacuna contra la influenza
Las vacunas no siempre están emparejadas con las cepas circulantes
Conectividad cerebral y coeficiente intelectual
Científicos mapean las conexiones en el cerebro para entender como estos se realacionan con el comportamiento humano
Tus comentarios son importantes
Regreso al contenido